viernes, 12 de febrero de 2010

CENA DE GALA EN EL HOSTAL ROYAL MANZANARES

En cuanto os marchasteis desapareció la paz, y esto, que parece un poco rollito zen asi, escrito de esta manera, no es más que el reflejo de la vuelta al estado primitivo de tita, que al vérselas de nuevo a solas conmigo, reanudó sus andanzas tras las moscas imaginarias, y trató varias veces de hincarle el diente a los restos de pulpo y gambas, sin mucho éxito...por suerte para mi, y para su desesperación, pobriña. Tan modosita ella delante de las visitas, y tan macarrilla en el fondo y en la forma cuando estamos a solas. Dice el refrán que " dos que duermen en el mismo colchón se vuelven de la misma condición", y tita y yo, no solo compartimos colchón, sino que nos peleamos cariñosamente todas las noches por el mismo hueco de la cama y siempre acaba ganando ella, porque a esta que escribe, al final siempre la puede el cuore, porque tengo la manía de tener que dormir siempre del lado izquierdo, y porque últimamente no duermo, sino que entro directamente en un coma profundo, y es difícil despertarme asi como asi.

Hoy, cena inaugural de mi piso, y ha sido un éxito, por muchos motivos, primero, porque no he cocinado yo, y ha sobrado el almax, segundo, porque la cena estaba muy rica, y tercero, y sobre todo, porque la compañía, las risas, las anécdotas, y hasta las canciones frustradas con la guitarra desafinada, pusieron el punto y final a un encuentro de amigas que bien se merece estas lineas. Y muchas más.

Son las tantas de la madrugada y aqui estoy, bajo los efectos de la cocacola, y pensando que hay pocas cosas que puedan compararse al poder disfrutar de momentos asi. O al menos, que hay pocas cosas que merezcan poder compararse con momentos asi. Y me siento tranquila, si, después de algún tiempo turbulento, porque creo que estoy empezando a darme cuenta de que hay muchas cosas, al alcance de la mano, escritas en el diario vital de lo cotidiano, que pueden darte serenidad y hacerte sentir bien, si tienes los ojos bien abiertos para poder verlas, vivirlas, escucharlas y ponerles voz.
Si me quedo un rato así en silencio, y sólo escucho el ronroneo de tita, que por fin ha caido agotada encima de mi-su manta ( en esta familia monoparental ella lleva los pantalones y yo los lavo..jajaj) si miro alrededor y veo las botellas vacías, el mantel revuelto,y los platos de tarta...no puedo por menos de sonreir, y pensar, que si, que realmente ha sido una cena de gala, y que mi casa, será a partir de ahora el hostal royal manzanares, porque tendrá las puertas abiertas siempre a quien quiera compartirla conmigo. Forma curiosa de llamar a la acogida, a los encuentros, y a los momentos compartidos. (Y que lina morgan fue un icono de mi infancia!)

Me voy a dormir, mañana me espera un día intenso y espero que bonito, porque tenemos la cena de carnaval, con todos los compas del centro de salud, vamos a representar una boda, yo voy a ir disfrazada de fotografa y todavía no tengo disfraz ( ya se lo que estás pensando papa...que lo dejo todo siempre para el último momento??? si no fuese asi no sería yo verdad?? jajaj) Asi que tendré que dedicarme todo el día a la caza y captura del atuendo, porque de momento sólo tengo la cámara de video, y me queda todo lo demás, que dura es la vida del paparazzi de urgencias!

No hay comentarios:

Publicar un comentario