jueves, 11 de febrero de 2010

LA PEÑA FUTBOLÍSTICA

He creado una peña futbolística. Asi de raro suena, y así de raro es, pero a la par divertido. La historia se remonta a unos meses atrás, cuando de manera silenciosa, y sibilina, yo rellenaba todos los viernes mis boletos de la quiniela, más que por el premio, por el momento de disfrutar de los partidos, y llenar los huecos de mis tardes de los domingos con la radio y el teletexto. Vuelve a sonar raro, pero es verdad, claro está, que nunca perdí la esperanza de perderme en honolulu unos meses, debajo de un cocotero si llegaba el pleno al quince...a nadie le amarga un dulce, y menos aún si sabe a piña colada y paipai, pero lo cierto es que me gusta el fútbol, me gusta ver los partidos, y me gusta hacer la quiniela. El tema empezó a hacerse serio cuando empecé a acertar una media de ocho o nueve en cada jornada, y en el mesón donde como casi todos los días, empezaron a seguirme los pasos. Primero, uno, luego otro...después otro más. Empezarón pidiendome hacer la quiniela a medias, al poco tiempo eramos tres...después cuatro. Total que tengo al dueño del mesón de media vuelta, a un funcionario de la xunta que va todos los días a tomar los vinos pendiente de que llegue el jueves para reunirnos y vivir el momento-quiniela, hablar de los partidos y de los pálpitos que tengo o no tengo para esa semana. Y al hijo del dueño, que flipa en colores cada vez que el lunes miramos los resultados y comprueba que he vuelto a ser yo, quien he tenido más aciertos! jajaj
Creo que al principio les sorprendió que me gustara el fútbol, (es que acaso no le puede gustar el fútbol a una chica?????, pues también me gustan las motos, pero de eso hablaré otro día que dentro de unos fines de semana nos vamos de concentracion motera a la costa de la morte y que pasa? dejo de ser menos chica por eso?, bienvenido el siglo XXI, rompiendo moldes, di que sí)

Y posteriormente lo que les ha llamado la atención es el olfato a millones! el otro día mismo me lo decía el dueño del mesón, cuando estuve unos días enferma del estómago y cuando me recuperé, el primer día que volví a comer, me tenía preparado un yogur ecológico, o algo parecido, una delicia, y el mismo me dijo, que hay que cuidar bien al talismán, total que no doy crédito, pero me lo paso bien.

Total que hoy es jueves, día quiniela, asi que las risas estarán aseguradas mientras tomamos el café porque pienso apostar a que el atlético gana al barcelona, y cuanto menos, eso es algo como para estallar en carcajada perpetua, pero asi estamos.

Por otra parte, dentro de nada empezarán los carnavales, y mi calle ha sido asaltada derrepente por un conujnto de pollos diminutos, que no deben de tener más de tres o cuatro años, a los que seguro que la guardería se les ha quedado corta con tanto pico y tanta ala, que parecen los pobres pavos reales, pero me produce ternura verlos a pesar de que no dejan de gritar y tita está asomada al balcón al borde de colapso. Lo que me hace pensar que cuando mi sobrina vaya a la guardería, si hay que disfrazarse de pollo para arrancarla a una sonrisa se disfraza una, que para eso estamos los mayores no? Para no robarles las ilusiones a los pequeños, y hacerles ver que se puede, que se debe, vivir con ilusión y con esperanza a pesar de los días grises. Lo dificil es mantener la ilusión en algunos momentos, pero para no quedarnos en el intento, de momento voy a recuperar mi alma de niña, y me voy a sumar a la fiesta. La vida pierde mucho de su sentido, si pierde estos pequeños de momentos de color...no os parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario