miércoles, 17 de marzo de 2010

BIENVENIDA CARMEN!

Días muy intensos los pasados, en los que las emociones, las experiencias,y los encuentros me han tenido secuestrada, y escondida en algún lugar del que me cuesta un poco volver. Las dos cincuenta y cinco de la madrugada del lunes, y ese llanto que atravesó las paredes del paritorio, consiguió empañarme los ojos y ponerme los sentimientos a flor de piel. Nervios, una cosa aqui en el estómago, pasillo arriba y abajo, y el sentimiento de saberte acompañada a pesar de las horas y de la helada, hicieron de ese momento especial. Sé que no se me olvidará nunca. Carmen es...es...no encuentro las palabras ! tan pequeña, tan rosita, con esos mofletes que dan ganas de darla un bocado, y tan capaz de conseguir que cada vez que me acerco a ella y la miro, no pueda evitar cogerla, achucharla, y darla mil besitos. Y de hecho se los doy, y de momento puedo aprovechar poque no habla, ni anda, ni corre, y no tiene escapatoria. Ya llegarán los momentos en los que diga " oh! nooooooooo! que viene mi tía la pesada!" y eche patas huyendo despavorida del ataque de los mimos, pero de momento como mis piernas son más largas,y yo si que sostengo la cabeza, me apunto un tanto! Ñam! Pobre, la que la espera, porque he descubierto con mucha perplejidad que no se hacer un huevo frito pero si que puedo cambiar un pañal! como es posible? Mi mundo al reves. :-)

Hoy de vuelta a Avila,y tita no me habla. He ido a su Port- Aventura particular a ver como andaba después de tantos días de ausencia y me ignora. Pero lo hace siempre que me voy, que traviesa!!! ya tengo preparadas tres o cuatro latillas de su comida favorita para hacer las paces gatunas. De momento se ha comido una, asi que la cosa no pinta mal. Otro tanto a mi favor, solo que en este caso, me va a costar un poco más, que tita me acepte los mimos, porque he descubierto que lo primero que tengo que hacer a la vuelta a casa, es sesión de pedicura, o paticura, felina. El sillón de casa de mi abuela da fe. Mañana otra lata, y pasado tan amigas. Lo bueno que tiene tita. No es rencorosa, y se la conquista por el estomago!

De regreso, y antes de toparme con las murallas,gracias a una llamada que me ha hecho sonreir como siempre, el descubrimiento de que he conseguido activar el manos libres de mi coche! Y de paso eliminar de la lista de telefonos reconocidos por el bluetooth a un tal "pepe" o más bien a su fantasma, que aparecía siempre en la pantalla del navegador y que no tengo el gusto o el disgusto de conocer.Cada vez que intentaba activar el dispositivo, aparecía una pantalla que decía " dispositivos reconocidos : pepe". Jolin. Ya me faltaba poco para montarme en el coche y decirle " pepe abrochate el cinturon que nos vamoooooos" jajaj. Un expediente X. Resuelto, menos mal. Pepe ha pasado a la historia automovilística. Me he quedado sin copiloto de rallies.

He comido un cocido con mi padre, que me ha hecho pensar que será de mi ajo. Ese que tengo guardado en la taquilla desde tiempo ha.Espero que no les haya dado mucho la lata estos días a mis compas, y que cuando llegue no este pocho. No quiero pensar que haya perdido sus propiedades curativas del mal de ojo, que me espera un mes de abril cargadito de guardias! y si veo que tal, pues a la cazuela, y a otro ajo mariposa, ( no es así el refrán, pero de la otra manera no me sirve) será por ajos.

Para terminar, estos días en los que me he ido, y no me he ido, han sido muy especiales para mi, y por muchos motivos, algunos compartidos, y otros que prefiero esconder en este rincón personal de momentos para no olvidar.Momentazos, experiencias, magia escondida en algunos lugares secretos, emociones, y recuerdos.
Estoy muy sensible en estos momentos, me lo noto. Lo vengo sintiendo desde hace días. El contrapunto a mi mundo fitipaldi. Un poco de música en el MP3 me acompaña mientras escribo, pero hoy voy a dejar el "bacalao" en la cocina, y me voy a quedar con Enya, "only time". En estos momentos no encuentro banda sonora mejor :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario