viernes, 26 de marzo de 2010

MAGIA



Siempre me he preguntado como es posible que haya alguien que es capaz de coger y partir en dos a un espectador asustado de un público cualquiera, y sobre todo, hacerle desaparecer a trocitos, para encontrarlo después sano, salvo y entero detrás de un biombo. Magia. De pequeña me encantaban los trucos en los que aparecían monedas invisibles detrás de las orejas, palomas de chisteras, y confetis voladores. Otra vez magia.
A lo largo de los años, he ido descubriendo que la magia no está solo escondida detrás de una oreja, de una chistera o de una caja de sorpresas. Pero hay que saber verlo, y hay que saber transmitirlo. La magia de un momento, de una sonrisa o de un abrazo. Los ojos que te miran en silencio, o entre susurros y te llenan de paz. La compañía en el momento en el que te aplasta la soledad o la tristeza, una voz al otro lado del teléfono, el sonido del mar de fondo en un paseo, el recuerdo de quien llenó algún momento de tu vida de lecciones, experiencias y de quien te dió las alas. La magia del silencio, y de la música. La respiración callada de quien esta a tu lado a pesar de las distancias. Ojos con magia, olores con magia, sabores con magia.

Lo que transforma lo difícil en fácil, lo que es capaz de llenar de colores un día gris, lo que te llena cuando te sientes vacío, y te da impulso para seguir caminando cuando no sabes ni en que punto te encuentras. Lo que te da serenidad en medio de la angustia, o te hace sonreir al despertar. Momentos compartidos, buscados, añorados o soñados. Palabras que te descolocan y te ponen en una nueva dirección. Lecciones aprendidas de los fracasos, y la fortaleza después de un momento de debilidad.
Todo esto es la magia de lo cotidiano, la que solo unas pocas personas pueden crear, compartir, y regalar. La que contagian casi sin esfuerzo. La que se ve en sus ojos, y se adivina en su sonrisa. Los magos son como las hadas...están escondidos, silenciosos, desapercibidos, pero cuando llega uno y te toca, te transforma para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario