viernes, 19 de marzo de 2010

SOLOMILLO A LA PIMIENTA

Estar en Ávila y no comer un solomillo es algo parecido a ir a un cine y no ver la película. Inconcebible, Y si existe la oportunidad, como hoy, pues hay que aprovecharla.Día del padre ( felicidades papa! no se si acerté con la colonia, y mira que me pusiste fácil lo del regalo,ains),vamos a ir a comer al " pórtico". Y pienso pedir solomillo. Ya que estoy aqui unos días, haré gastro-turismo todas la veces que pueda, peregrinación por el centro comercial incluida. Hay que buscarse la vida.
Después de comer voy a ir a Salamanca de nuevo, que digo yo, que podrían contratarme como conductora de autobuses,con la de kilometros que llevo a la espalda estos días,si el ajo empieza a portarse mal me lo plantearé, yo encantada claro, que me gusta mucho conducir, salvo por un petardo que ayer me dió el viaje de vuelta, porque se picó conmigo en la autovía. Y eso no me mola nada, pero nada de nada. Se puede ser fitipaldi, pero ante todo hay que ser persona, y no entrar en esos juegos peligrosos. Me adelantaba y justo cuando se ponía delante de mi, le daba toques cortos al freno, y me hacía frenar a mi. Como tenía que reducir la velocidad, al final me veía obligada a adelantarle yo, y nada más hacerlo, cogía velocidad y se volvía a poner en mi delantera, para volver a empezar con el freno. Un cazurro. Reconozco que yo no iba despacio, pero iba a mi aire, con mi música, con mis pensamientos, y a mi ritmo. No pierdo la calma con facilidad al volante, y no entro en esas historias, pero no sé que busca la gente que se comporta así.Una vez pasado el miedo inical de que apareciera un cartel gigante en su coche que dijese " alto, guardia civil", después me desentendí del tema. Subí el volumen de la música y capeé el temporal de adelantamientos y frenadas como pude.
Hay personas a las que les gusta provocar. Pero no en el buen sentido. Buscan reacciones en los demás, con gestos, con actitudes. Y yo no tengo sangre en las venas, la verdad. Muy dificil sacarme de mis casillas. Esto me hace recordar un día que una paciente me llamó " corta" en la consulta. el caso es que estaba tratando de explicarme algo de muy malas maneras, y yo no lo comprendía. " pues si, a lo mejor es que soy un poco corta la verdad, me lo puedes explicar otra vez?" le dije con toda la calma del mundo, y con una sonrisa. La enfermera que estaba conmigo tenía la cara desencajada y yo veía que hacía gestos de ir a por ella, jajaj
Soy un poco ametralladora cuando estoy cortada. Una reacción muy extraña, cuando me asalta un ataque de timidez, me pongo a hablar por los codos, la reacción contraria al resto de la gente. Y ya se lo que estareis pensando muchos, " pues entonces es que estás cortada todo el día! " jajajaj porque la mayor parte de las veces tengo el chip metralleta :-) Pues sí,tengo muchos muchos momentos de timidez al cabo de día, y por eso hablo tanto. Otra vez mi mundo al revés.Cuando estoy tranquila hablo más bien poco, y disfruto de los silencios.

Voy al ataque del solomillo! Y me hace feliz sólo pensarlo, vamos que estoy emocionada. Como se puede ser feliz con un solomillo????? No hago más que plantearmelo, y no le encuentro solución. Ups.

No hay comentarios:

Publicar un comentario