viernes, 30 de abril de 2010

DARTACAN, DARTACAN

Volviendo a la infancia, di que sí. Es lo que tiene ser tía. En medio de estos días libres una escapada a Salamanca y a Avila, y la sorpresa de que mi sobrina crece a pasos agigantados. Y lo que más le han crecido han sido los ojos. Madre mía, que ojazos tiene. Azules, un poco achinaditos, y vivos, muy vivos. Me da que va a ser una de esas personas capaces de transmitir mil cosas con la mirada, y con la sonrisa, porque no deja de sonreir la peque. Ternura. Creo que el babero me lo voy a tener que comprar yo. Baberos para todos! :-)

Y resulta que solo se duerme cuando la cantas dos canciones,que mi hermana desde que nació la arrulla todas las noches, a saber, la de "los tres mosqueperros" y la de " Willie Fog", los dibujos animados de nuestra infancia. Y yo, que estos días he cogido el relevo, me he visto sin darme cuenta entonando el " eran uno, dos y tres, los famosos mosqueperros, el pequeño dartacan siempre va con elloooooooooooooos" Y me he dado cuenta de varias cosas.



Primera, que canto fatal. Vamos, que lo de apuntarme al coro cuando estaba en en colegio, sólo fue una estrategia para aprobar las matemáticas, porque sor Jesusa, directora del coro, era la encargada de martirizarme algunos cursos con las derivadas y las integrales. Desde el momento en el que me apunté al coro, empecé a sacar "bienes" en lugar de "suficientes", pero ahora entiendo por qué me ponían en la última fila en todos los actos importantes, y por qué desde que terminé el colegio, empezó una epoca de sequía. Quien hablo del cambio climático? no señores, dejé el coro. Dejó de llover. Comprobado.

Segunda, es increíble como se te quedan grabadas algunas cosas en algunos rincones escondidos. La serie de dibujos animados es de 1981. Tenía yo cuatro añitos. Y me acuerdo de la canción! como puede ser? Guardamos miles de recuerdos casi sin darnos cuenta. Y aveces sólo hace falta rescatarlos para volver a ellos, y con ellos, miles de experiencias que recuerdas, y que te devuelven sonrisas. Todos tenemos detrás una historia llena de grandes momentos.

" Susanita tiene un ratón " Mi canción favorita de mi infancia. Todavía me da un escalofrío cuando la escucho, y me emociona. La incluí en el repertorio de canciones de que le canté a Carmen la otra noche. Y es que a tita no se la puedo cantar claro, por lo del tema del ratón. No es cuestión de que se me vuelva toliña la gatita.
Pero a mi me encanta. Y me sigue encantando. Y me recuerda tantos momentos felices de cuando tenía muy poquitos años, que no me canso de escucharla, y de revivirla.



Otra cosa que he descubierto es que los niños son puros, transparentes, frágiles. Que se ríen de forma sincera, y te hacen sonreir de forma más sincera todavía.

Y de vuelta a mis treinta y dos años. Y de vuelta a este espacio mío, tan compartido, de vuelta a estos huecos tan llenos ahora, me quedo con sonrisas de las que me hacen vibrar por dentro. Y con momentos, y con palabras, y con gestos. Y con miradas. Me quedo con minutos y los congelo y los guardo para siempre.

lunes, 26 de abril de 2010

LIBRANZA

Tomaaaaaaaa! ocho días de descanso en los que tengo pensado hacer un montón de cosas, casi todo menos descansar. Para empezar, lo he celebrado con un desayuno doble, bizcocho casero incluido ( un regalito, gracias a Amparo, madre de Sofía y cocinera insuperable! ) , y algunas horas de cama. Vamos, que llegué de la guardia a las ocho y al minuto uno estaba frita. Al levantarme, sobre las doce, sin saber muy bien que hora era, ni de que día, ni de que mes, ni de que año, se me ha ido al suelo el segundo café de la mañana. Pequeño desastre doméstico. Subsanable, no hay nada que no pueda arreglar la fregona. Pero he tenido que prepararme el tercer café del día y todavía no es la hora de comer. Hoy me temo que será el día de " los cafés vivientes", es lo que tiene el primer día de descanso después de un mes intenso de guardias. Que las neuronas tardan en adaptarse. Habrá que darles tiempo.

Me he comprado un aspirador industrial. La misma marca que las máquinas que hay para lavar los coches en las gasolineras. Flipa! He decidido acabar con todos los pelos de tita, que se esconden en cualquier lugar de mi apartamento. Cada vez que paso la escoba, y la paso todos los días, aparecen tres o cuatro titas mas, inanimadas. No maullan, y no comen, tampoco dan cariño, pero corren que da gusto en cuanto abro una ventana. Titas al fin y al cabo, que son partes de su ser. Pero con una me conformo. Todavía no he puesto a prueba la máquina, pero creo que será el fin de los pelos volantes. Eso, unido a que he decidido llevarla a la peluqueria, felina, por supuesto. No se trata de ponerla bigudís. Que la rapen un poquito, que la laven el pelo, y la hagan la paticura, que además, supongo que así pasará menos calor en el verano. Todavía no se lo he dicho, porque odia el agua. Asi que supongo que el agua con jabón también. Tendré que cogerla por sorpresa, y de paso, visita al veterinario, aprovechando la excursión. En la última revisión me dijeron que tenía que ponerla a dieta. Y me negué. Como voy a poner a dieta a un animalito cuya única ilusión al cabo del día es comerse su latilla, y alguna que otra mosca? Inconcebible. Además, las moscas no pueden engordar por definición, que son enanas.

Mis virus siguen dandome un poco de guerra. Me han dado mala noche, estuve tosiendo todo el rato. Dormí en el sillón de la guardia, porque volví a cederle mi cama a la residente que está embarazada, que pienso yo, que ya son cuatro meses de gestación y bastante esfuerzo hace con las guardias y demás. Una embarazada de cuatro meses tiene que dormir en una cama! Asi que cogí el ajo, y una manta y me fuí al sillón. A las tres de la mañana vino a urgencias un flipado, que sólo quería sacar de la maquina un bote de coca-cola. Vamos, que no le dolía nada, ni quería ir al médico, ni tenía catarro, ni nada, sólo tenía sed. Y no encontró ninguna maquina ni ningún bar abierto? Que cosas pasan. A cambio se ha llevado un buen puñado de virus! Que yo los he ido esparciendo sin querer por todos los rincones estos días, que lástima!

Por último, Gaby, cuéntanos un poquito tu experiencia motera de ayer, animate! El primer día de paquete con ruta motera incluida bien se merece unas lineas! estaré desando leerte.

Hace sol. Un poco de fresquito para mi gusto pero a lo mejor es que estoy convaleciente todavía. Un nuevo día por delante y muchos momentos para compartir. Música, y pensamientos de esos que te arrancan una sonrisa. Ilusión por lo que está por llegar. Viva el casi verano!

domingo, 25 de abril de 2010

HOLA VIRUS

Ya me tardábais en llegar después de tanta amigdalitis junta en las últimas guardias. Asi que bienvenidos y a ver si os marchais pronto que me estais robando algún que otro momento importante! Grrr
Me duele la garganta, la cabeza un poco, tengo tos y estoy como flotando. Ains. Sin fiebre. Cosa buena, que yo me pongo en treinta y nueve casi sin mirarme, asi que de momento estoy resistiendo. Paracetamol y mucha agua. Vaya usted a saber. Es lo que dicen por la tele. Los médicos somos los peores pacientes, no se por que.


Hoy, última guardia de una tanda que se me ha hecho larga aunque he de reconocer que el ajo se ha portado. Y eso que le han salido unos rabos sospechosos, pero mientras siga dando resultado mejor no amputar las partes sobrantes. A partir de mañana unos días de descanso antes de la nueva tanda de guardias. Asi que dentro de un rato, a las tres, empiezo mi última guardia. Y estoy deseando que sea mañana, asi que no pinta bien. Tengo muy muy pocas ganas de trabajar hoy. Domingo. Y aquí, sale el sol cada siete días más o menos. Un día sol, una semana de lluvias. Y ha salido el sol hoy. Me limitaré a verlo desde la puerta de urgencias.

Ayer intenté cocinar un plato de pasta con toda mi ilusión y me quedo fatal! jolin. En el libro, el plato se llamaba "nidos de pasta con setas". En la realidad, y sobre mi plato, resultó ser un burruño de pasta con alguna seta poco identificable. Añadí un ingrediente sorpresa que no incluía el recetario, y claro. No puede ser. Tengo que limitarme a lo que pone el libro!! Y seguir paso por paso. Porque si me da por introducir novedades producto de mi imaginación, puedo terminar con las reservas de almax de medio Vivero. Me dio pena que no me quedase bien, pero seguiré intantandolo ;-) ya no por mi.

Por la noche me compensaron con una cena chachi, que me lo pasé muy bien, y me encantó la compañía. Genial. Momentos así merecen la pena. Y personas así merecen la pena. :-) Estoy viviendo momentos muy especiales en los últimos días. Y los tengo todos aqui guardados.

Ahora voy a volver a pelearme con las sartenes antes de ir a la guardia, pero hoy nada de experimentos. Un filete y andando. Que no están mis virus como para ponerse el delantal!

martes, 20 de abril de 2010

HUMAN- THE KILLERS



Vaya nombre tan raro para una entrada. Pero aunque pueda parecerlo no lo es. El video que he publicado hoy en el blog, es mi melodía del móvil. The killers- Human. Y la elegí porque me encanta. Conseguí descargármela por bluetooth hace un tiempo, aunque ya andaba detrás de ella. Y esta tarde, una conversación en el coche camino del mercadona de foz ( un pueblo de aquí al lado ) me ha dado la pista. Y voy tras la pista. " que gran invento el móvil" . Pues si.
Es por medio de esta música, que suena muchas veces a lo largo de mis días, que me encuentro con las personas a las que quiero. Que recibo sonrisas y las devuelvo, que me río a carcajadas, y voy siguiendo los pasos de mi pequeña Carmen que a veces hasta la escucho al otro lado y me inspira ternura oir sus gorgojeos telefónicos. Es esta canción la que me anuncia que se me ha terminado una guardia cuando suena la alarma y me pone tan feliz, que casi doy palmas con las orejas, y es la música que me da muchos días las buenas noches, cuando recibo alguna llamada llena de cariño. Es la que me acerca, la que me une y la que me hace más cortas las distancias. La canción que suena cuando alguien me busca, la canción de las buenas noticias y los recuerdos. A través de esta canción recibo cariño y lo doy. Me dan mimos y los devuelvo. Se crean historias mutuas llenas de buenos momentos. Y hasta se esconden consuelos en momentos dificiles. Suena para las quedadas, se forjan encuentros y después se hacen realidad. Con esta canción recorro muchos o pocos kilometros de distancia desde mi apartamento y me acerco a mi gente. Los busco, y los encuentro. Suena cuando me dicen " ya estoy aqui" o " ya he llegado". Escuchas voces que te alivian en algún momento. Que te dan apoyo, que te dicen te quiero. A veces solo llamas para escuchar. Te ríes, sonries, y vuelves a sonreir al otro lado del telefono.
Y mentras sonrío, pienso que algunas grandes historias pueden empezar por una llamada al móvil o un mensaje. Que gran invento el movil.
Asi que no me canso de escucharla. Y mi operadora de telefonía tan feliz. Y yo también claro! :-)

lunes, 19 de abril de 2010

VOLVER A EMPEZAR

Como el título de la pelicula de Garci. Un clásico.
Os recomiendo que la veais. A mi me encanta, y de vez en cuando la busco y la vuelvo a ver. Me gusta mucho el cine clásico. Aunque en realidad me gusta el cine en general, esta película es una de las que me marcó cuando la vi por vez primera.

De como las segundas oportunidades a veces nos pueden dar alas, o ayudarnos a recuperar caminos perdidos. De como vamos viviendo etapas, rescatando sueños, o inventandonos nuevos momentos. De como muchas veces tras los momentos dificiles aparecen nuevas ilusiones, y de como hay sentimientos, y experiencias que merecen la pena ser vividas, sin importar el momento en el que llegan a nosotros. Porque quizás llegan en el momento adecuado. Quizás aparecen cuando más lo necesitamos. Quizás nos abren nuevas puertas. Quizás nos ayudan sin darnos cuenta. De como vamos viviendo etapas.

Todos volvemos a empezar mil veces en nuestra historia. Todos volvemos a reinventarnos mil veces. Y a veces es difícil. A veces es doloroso. A veces nos cuesta lágrimas, y otras veces, nos devuelve sonrisas, sonrisas, que a lo mejor se habían quedado escondidas o que habiamos perdido sin darnos cuenta. Sonrisas inesperadas, que a veces pueden ser un bálsamo para algún que otro corazón que estuviese cansado de luchar.

Después de unos días de silencio, yo también estoy volviendo a empezar hoy. Me cuelo en rincones secretos, y recupero sueños a los que no tengo miedo de ponerles alas y echarlos a volar. Empiezo a escribir nuevas páginas en blanco, y lleno mis bolsillos de nuevos momentos.

Estos días de atrás, experiencias, momentos y momentazos. Pensamientos bajo los chorros de un spa, y el silencio dentro de una bañera de hidromasaje. Una ruta de más de dos horas bajo el sol, y muchos dulces. Horas de piscina y de carretera. Algunas comidas deliciosas. Risas, experiencias, y serenidad. Después, muchas horas de guardia, y de incertidumbre. Latidos. Y tras las horas de silencio, y de trabajo, y de momentos compartidos, y de flotar en una piscina llena de viejitos jugando a un baloncesto casi imaginario.Tras las horas de urgencias, sin dormir, y tras algun que otro miedo, tras una escapada, tras un parentesis, tras sonrisas,Volver a empezar.

Sé, que sois algunos, los que como yo, estais volviendo a empezar. Se que algunos, como yo, estais viviendo nuevos momentos, nuevas etapas, sé que os está cambiando la vida. Sé que a veces el miedo puede colarse en un bolsillo. Sé que algunos os reinventais cada día cuando las circunstancias no pueden cambiar, y sé, que otros, habeis dado pasos en nuevas direcciones. Y también sé, que cada paso, cada puerta, cada sueño tiene su sitio, y su momento, y su minuto. Animo. No dejeis de sonreir y de mirar el futuro con ilusión. Buscar ese punto en el que os encontrais con vosotros mismos, y no dejeis de soñar, y sobre todo, no tengais miedo de volver a empezar. A lo mejor se trata de agarrarse fuerte a todas esas manos que pueden sostenernos en un momento de cambio o de debilidad, y de nuevas direcciones, y seguir adelante. Sin miedo. O con el menos miedo posible. Seguro que merece la pena :-)

jueves, 8 de abril de 2010

HOY ME SIENTO FLEX

Como el anuncio de los colchones de hace mil años.
En casa, escuchando música. Y pensando. Buscando miradas, y encontrándolas. Rescatando sonrisas y volviendolas a encontrar. Recordando momentos pasados e imaginando momentos futuros. Analizando a Tita mientras intenta cazar un moscardón para después zámparselo. Un día de esos que estan llenos de magia, aunque sea un día cualquiera. De esos en los que te despiertas con una sonrisa que ya te acompaña todo el día. Asi que ya ha dejado de ser un momento cualquiera.

Escucho en el MP3 una mezcla de canciones varias, descargadas en algún momento, en el ordenador de mi padre, porque el mio ya es de la edad de piedra y mi conexión a internet no da más de si, y para muestra un botón. Que llevo más de una hora intentando colgar la entrada y nada. A ver si esta última es la definitiva.

Y estaba haciendo un recuento mental de los conciertos a los que he ido. Pocos, pero suficientes, me quedo con todos. Mecano, Amaral, Duncan Dhu, Alejandro Sanz, Macaco, Y la oreja de van gogh. Las fiestas de verano de Avila no dan mucho más de si. Y mi punto claustrofobico tampoco, me agobian las aglomeraciones. Pero recuerdo esos conciertos con una mezcla de emoción y sorpresa porque los tengo grabados como si fuesen ayer. Y se me ponen los pelos de punta. Genial. Me gustaría poder ir a muchos más. Un verano, en las fiestas de gijón, fui a un concierto de Los Berrones, me encantó. "chacho" nos hizo compañia muchas noches en la residencia universitaria, y hoy la he rescatado del Youtube. No entiendo la mitad de lo que dice, pero me mola. Si patata piloto anda por aqui y lee esta entrada seguro que puede ayudarnos un poco en el tema de la traducción. De hecho, ella, su guitarra, mi guitarra y algunas más, tratamos muchas muchas veces de hacer un semi playback de chacho chachito cahchón como solíamos cantar despepitadas a las tantas de la mañana, tratando de que las monjas no se enteraran. Y todos los veranos, sin excepción, me cogía el talgo Avila-Gijón, y me pasaba alli una semana. Patata piloto puede dar fe. Que bien lo pasabamos.




Vaya gamberrilla que fui. Mi punto macarrilla-sensible-fitipaldi de ahora ni se aproxima a lo que fui. Y estoy tratando de recuperarlo. Porque me lo han recomendado. Porque sé que me traslada a un momento de mi historia en el que no había tantos miedos, porque mi punto travieso me daba muchas satisfacciones, y arrancaba muchas sonrisas. Y lo estoy consiguiendo. Nuevas personas que están entrando en mi vida me están devolviendo el impulso de vivir el momento, disfrutándo de cada instante, cerrándo los ojos y dejándome llevar. Me están robando sonrisas y están despertando cosas que tenía dormidas. Están sacando lo mejor de mi. Muchas veces las cosas llegan a nosotros en el momento en el que más necesitamos. Y muchas veces no sabemos por qué. Pero ahí están.

Mi peluquera es una bendita. He ido de nuevo sin cita, y con cara de compasión, de nuevo, me ha dado unos tijeretazos, que serán los responsables de que no me llamen espinete cuando me despierto por la noche en las guardias. El mundo de "los chichos" está pasando a la historia, lentamente, eso si. De momento hay pumuki para rato.

He pasado un momento por el centro de salud después de comer, para un encuentro que ya había acordado, que me ha llenado de satisfacción, y me han prometido un pulpito. Lo esperaré con ilusión. Al verme, el celador, me ha dicho que algo se me notaba en la cara. He sonreido. Hoy me siento flex, he pensado. No habría manera mejor de decirlo.

miércoles, 7 de abril de 2010

TE BRILLAN LOS OJOS

Hace un rato llegué de la guardia, que salí a las ocho de la mañana, y ahora, en otro rato, tengo que volver al turno de tarde. No sé como, pero ha sido llegar a casa y quedarme sopa casi sin tener tiempo de tumbarme en la cama, y eso que la noche fue tranquila. Son las doce menos cuarto de la mañana y no tengo ninguna gana de ir a trabajar hoy de nuevo. Porque hace sol, porque hace calor, y porque se me ocurren mil cosas que me gustaría hacer hoy. Habrá que esperar a las diez de la noche, cuando suene la campana. Tita esta muy dormida, la he dado doble ración de desayuno y la pobre está que no puede con los bigotes. Ayer, a eso de la media tarde, la hora de la merienda, miré de reojo la maquina del centro de salud y de me antojó un bollo de chocolate. Pero tenía una pesada losa sobre mi, porque hace dos días que me hice los analisis de sangre tan temidos, y no sabia si don colesterol me iba a permitir el escarceo por el mundo de los dulces. Total, que subí a la consulta de Coral ( mi médico aqui que aunque suene extraño yo también tengo médico! jajaj) y le pregunté directamente, si podía mirar por el ordenador si ya habían llegado los resultados de mis análisis porque tenía mucha hambre y quería merendar. Carcajada generalizada, y una buena noticia " te puedes comer cinco o seis bollos al día! que están todos bien, todos los que están claro, que todavía queda una parte" Ole, ole y oleeeeeeee! Vamos, que estoy hecha una toreta, pero me quito el mérito humidelmente. Que yo se que no depende de mi, últimamente me cuidan muy bien.
Lo malo que no pude asaltar la máquina de los dulces porque justo en ese momento llegaron al centro de salud dos señores muy serios, con maletín, diciendo que eran de no se donde del Sergas, y que venían a hacer una inspección de no se que, y que querían reunirse con un médico y un celador. Me dieron ganas de decir la tan conocida frase de " algún médico en la sala?????" y salir corriendo. Que no me gustan los formalismos, pero me tocó apencar, Soy una pringada!!! Me comí las broncas. Tuve que cambiar mi caña de chocolate por la bronca de un señor del tribunal de cuentas de no se donde, que me calentó la cabeza repitiendome mil veces que facturabamos poco, y que tenemos que mirar por el bien de la empresa, y bla bla bla...vamos, que tampoco me enteré mucho. Que hice una comunicacion oto-otológica al moemnto uno, de oido a oido, y según entraba todo por un oido, salía por el otro. Lo único que pensaba era en la merienda. No tengo ni alma ni mente empresarial. Sólo me dedico a curar catarros y poco más. Que le voy a hacer.

Esta noche he tenido que coser una ceja. Un corte muy pequeño. Y me he acordado mil veces de las clases de sutura del Dr. Toledano, en el MIR, cuando hacíamos prácticas con un brazo de mentira,al que todo el mundo llamaba "el brazo incorrupto de Santa Teresa" porque llevaba mil años en el hospital resistiendo clases y clases. ( jolin, no me molaba nada el nombre del miembro en cuestión que yo soy de Avila, un poquito de por favor!). A todos mis compañeros les enseñaron miles de nudos y miles de suturas, y yo recuerdo su cara cuando me decía " me conformo con que aprendas el nudo básico! sólo el nudo básico!" y es que no tengo noción de la aguja, que le voy a hacer. Nací con dos manos izquierdas. nudo marinero,nudo de tres nudos etc, y yo peleandome con un "nudo" a secas. Al final me dieron el diploma. Tomaaaaaa! y solo sé hacer un nudo, pero me siento contenta. No se necesita más, que no tengo pensado hacer una operación a corazón abierto, y me gusta reconocer con una sonrisa mis limitaciones.

El otro día fui a cenar a casa de unos amigos y lo pasamos muy bien. Comi un montón de ensaladas, la que más me llamó la atención fue una con un arroz de tres tipos, entre ellos granos negros. Que cosas tiene el mundo culinario. Nos reimos, y para terminar me zampé tres postres, tarta de fresas, tarta de nueces y vainilla, y pan de jesucristo. Si, si, habeis oido bien, pero no lo voy a repetir. Dejémoslo en que era jueves santo. En un momento de la cena, mi amigo motero me dijo " te brillan los ojos". Y yo me puse un poco colorada. Una ola de calor desde mis pies hasta mis orejas. Me gustó que me lo dijese, y me gustó que se me notara, aunque me asaltó un punto de timidez y le segui la broma.
Me brillan los ojos. Genial.

Voy a escuchar algo de música y me voy a la ducha que vuelvo a trabajar a la de ya! Y yo con estos pelos de pumuki.

martes, 6 de abril de 2010

LA BOTELLA

Tendría miles de motivos para deprimirme. Y quien no?. Tendría miles de motivos para estar contenta. Y quien no?
En realidad, lo único que se con certeza es que tendría, tengo, miles de motivos cada día. Como todos y cada uno de nosotros. Porque a todos nos pasan cosas, todos vivimos experiencias y momentos, y cada uno de nosotros escondemos en algún lugar, nuestro diario vital de lo cotidiano, que para eso respiramos cada día miles de cientos de veces, con mayor o menor esfuerzo dependiendo del momento, pero respiramos.
Asi que tengo miles de motivos. El secreto de estar viva. Y de ahi en adelante, ya soy parte responsable de mi historia. Muchas veces podemos escoger los momentos que vivimos, porque tomamos decisiones, y al tomar decisiones, emprendemos caminos, elegimos un sendero, y abandonamos otros mas. Los motivos que nos llevan a tomar una decisión y no otra, dependen de muchos factores, cada cual sabe cual es el motor que le mueve por dentro, y las cosas no son blancas o negras, siempre hay una gama intermedia de colores. Y otras veces, no podemos escoger los momentos que vivimos porque nos vienen dados. Y entonces, podemos seguir siendo responsables de nuestra historia aun con todo, porque es aqui donde entra en juego la filosofía de la botella.
En algún momento complicado de mi existencia, mi abuelo Manolo, un filosofo y sabio de la vida y las emociones, al que le gustaba tomarse un vasito de vino los domingos, y hablaba a veces en un idioma raro ( sebitucerre palo retrulla) que todos comprendiamos muy bien,puso una botella de vino en medio de la mesa y nos dijo a mi hermana y a mi " como la veis, medio llena o medio vacia?" y no dijo más. Era un hombre de pocas palabras. Pero de grandes sentimientos.
Y se me quedó grabado para siempre.
Reconozco que muchas veces me he peleado con mi botella. Reconozco que a veces la miro con cara de extrañeza, y que en los momentos de más agobio y más tristeza, a veces no quiero ni mirarla. Las lágrimas muchas veces nos enseñan muchas cosas, y hay que dejarlas estar. También tienen su misión. Imaginar una vida sin lágrimas es no imaginar una vida, el secreto está en no tenerlas miedo. Sé que voy a sufrir en algunos momentos, pero no me asusta. No me da miedo llorar, notar el corazón encogido, o sentir que el mundo se me cae a mis pies sin poder hacer nada por evitarlo. Cada momento es una lección, y cada momento tiene su sentido.
Dejando a un lado estos momentos puntuales de tristeza o melancolía, hoy venía a casa conduciendo, escuchando música, y re-encontrandome con mi botella.
Voy a confesar un secreto. Me esfuerzo cada día por ver mi botella medio llena. Y es tal el esfuerzo que muchas noches acabo agotada, y después entro en coma, y a veces, hasta ronco un poco sin darme cuenta, otras veces me despierto algo sobresaltada por un pequeño ronquido y me pregunto si he sido yo, jajaj.
De un tiempo a esta parte me entrego cotidianamente al ejercicio de buscar las dos caras de la moneda, las dos alternativas a cada cosa que vivo. La positiva y la negativa. Si de entrada me asalta la parte positiva, la dejo estar, pero si de entrada me acecha la botella medio vacía, entonces es cuando redoblo los esfuerzos y no paro hasta darle la vuelta. Quizás pueda parecer un sobreesfuerzo mental que para muchos resulte inútil, pero para mi no lo es, porque después de vivir durante unos segundos en cada parte de la historia, siempre decido quedarme con la parte medio llena, que me hace sentir mucho mejor, y hasta sonreir. Y asi voy escribiendo este diario del día a día con algunas gotitas de ilusión. Si me han dado el poder de ser la protagonista de mi historia, al menos quiero escribir el guión de la manera que más me llene, y que mas cosas bonitas me haga sentir. Y siempre me han gustado las peliculas de acción en las que ganan los buenos. Fecha de caducidad. Lo mismo mañana me da un pampurrio y se acabó todo.

Estoy escuchando una canción que me traslada a un momento especial, y es que ya tengo escogido mi motivo para celebrar hoy. Esta tarde tengo guardia y mañana también. Voy llenando mis bolsillos con experiencias por vivir y por compartir, y no me canso de hacer planes, idear, y de inventarme nuevos momentos. Pequeños. Pero muy grandes. Estoy sintiendo cosas.

Jolin, como me gusta esto de vivir. Las botellas medio llenas. Y si en algna ocasión pesa un poco el vacío, y hay que vaciarla un poco más, valga la redundancia, para poder darla la vuelta y verla del revés, pues un traguito y a ponerse un poco piripi! que no hay resaca mejor que la del corazón y las emociones. :-)

Si algún día no conseguís darle la vuelta a la botella probar a ponerle unos auriculares y algo de música. Los resultados son inmediatos, y abrumadores. Por menos de nada se pone la botella a bailar sola! :-)

domingo, 4 de abril de 2010

TOWANDAAAAA

El jueves por la tarde ví una peli que me ecantó. Entre medias de la marabunta de horas de guardia, y con la espalda como una tabla por las horas de tensión y de trabajo, me tiré en el sofá, me puse los auriculares en mi DVD portátil, y disfrute del momento, que en realidad resultó ser muchos momentos escondidos, unidos y entrelazados. Se me empañaron los ojos. Sentí cosas, me reí, sonreí. Recordé. Añoré. Soñé. Y me quedé con muchas frases y muchos diálogos. Entre ellas "towandaaaa" grito de guerra de una de las protas un poco fitipaldi ella, como yo.
Decir el título de la peli sobra, llegó a mi en el momento adecuado, de manos de la persona adecuada. Y es lo bueno que tienen las pelis, la música o los momentos regalados, prestados o compartidos. Que a veces pueden ser un bálsamo, una lección para la vida, o un impulso. Sólo hay que saber verlo. Y vivirlo.

De vuelta a lo cotidiano, me he quedado con este retal de historia. Y seguimos adelante. Que el tic-tac del reloj no perdona, y habrá que darle vueltas a las manecillas porque todavía quedan muchos momentos por vivir. Se ha acabado la Semana Santa, (por fin!) y ayer, a las diez de la noche, cuando llegué a casa después de mi última guardia entré en coma. Un coma de muchas horas, en el que ni me he dado cuenta de las acrobacias nocturnas de tita. La tita que ha sobrevivido a estos días sin infartarse, pero ahora la tienen de punta las gaviotas, que es primavera, ha salido el sol, y hace calorcillo.Y los pájaros revolotean por los tejados, concretamente por el que hay enfrente de mi balcón. Mi gata es eléctrica, y yo la adoro igual. He sobrevivido a la ausencia de torrijas, y a la incertidumbre. A las horas de guardia encadenadas y a los recuerdos. Compartí una cena con amigos. Tuve que abrirme paso, maletín en mano, caminando por unas calles atestadas de gente por una procesión, para ir a un aviso a domicilio que me llegó en la peor hora del peor día, porque aqui se toman muy en serio esto de las procesiones y los municipales no nos facilitaron la tarea. A pesar que llevabamos en el coche el cartel de " Sanidad local".
He tenido momentos de añoranza, y de echar de menos, en los que he tenido que volver a mis recuerdos para mantener a raya la calma. Recuerdos que por otra parte, me han devuelto sonrisas.
He dormido más bien poco, y he comido mucho chocolate, y muchos dulces. He cocinado uno de mis primeros platos, y aunque el resultado me lo quedo para mi, ( al principio todo cuesta jajaj) no he necesitado almax, de momento.

Mi hermana me ha mandado un mensaje al móvil con una foto de mi sobrina anunciandome que sale de paseo, y llevaba un gorro, el chupete es más grande que ella, y no puedo evitar sentir ternura porque parece que esta tocando la trompeta.Carmen es una artista! Me gusta imaginarla. He regalado una caña de chocolate compartida, y me han sonreido con los ojos.
No se si se puede pedir más. Yo no lo voy a hacer. Prefiero quedarme con todos estos pequeños-grandes momentos. Porque el secreto esta en la salsa.
Asi es imposible no hacer propio el grito interior de guerra de la ilusión, la complicidad, la ternura y el punto fitipaldi. Me quedo con todos los towandas regalados, soñados y compartidos. Me gusta sentir que no hay distancias, no hay esfuerzos, no hay impedimentos, ni miedos cuando se trata de hacer algo por arrancar una sonrisa a alguien a quien quieres. Cuando se trata de robar un momento de serenidad en medio del temporal. Cuando se trata de vivir momentos. Cuando se trata de regalarlos.
"towandaaaaaaaa" me gusta esta manera particular de vivir y sentir las cosas. Y me la apunto.

jueves, 1 de abril de 2010

SILENCIOS

Hoy prefiero quedarme así, en silencio. He buscado de mil maneras las palabras para escribir, y no me salen. No las encuentro, o si que sé donde están, pero no consigo darles forma. Llevo un rato perdida en mi discografía de pequeños-grandes momentos y tampoco doy con la música que me acompañe en esta tarde de jueves que parece sábado, que esto de los días de fiesta, las guardias y los turnos partidos tiene de media vuelta a mi calendario vital. Aunque bien podría quedarme con esta canción. Versión rapera de un clásico de Police, y una actuación increible con el mismísimo Sting. Un lujazo. (véase mas abajo)
Por fin he ido al supermercado después de varios intentos frustrados los días pasados, y es que a estas alturas sigo sin poner en orden mi nevera. Casi siempre que voy a comprar me veo empujando el carro directamente a la estantería de comida para gatos. Cualquier día me encuentro a la puerta una camisa de fuerza esperandome. Mil latas diferentes y de mil colores. Me encanta llenar la cesta de comida para tita. Y después yo. Siempre me olvida la lista de la compra en algún vaquero y la suelo rescatar después de tres o cuatro lavados, con unos cuantos manchurrones de boli y más arrugadas que un papiro del antiguo egipto. Y todavía me pregunto perpleja en alguna ocasión por que mis batas son rosas???? Lo raro es que no sean floreadas y con siete volantes. A lo folclórico, viva la españa cañi.
Y es que aun a veces, me sorprendo a mi misma de este periplo por mi supervivencia diaria.

Estoy un poco cansada hoy, escribiendo entre bostezos,he tenido que madrugar un poco porque he trabajado de turno de mañana, y mi cuerpo no se habitua al despertador. En que estaría pensando el brillante que lo inventó? O mejor, quien decidió que de vez en cuando tenga que hacer turno de mañana????? He visto en la guardia miles de oídos porque a todo el mundo le dolían o le pitaban, o le picaban, o no se los encontraba, que si me paro a pensarlo es aun peor. No me extraña, serán los tambores y los tambolireros con todo su enfásis semanasantero. Mañana guardia completa, veinticuatro horas. Asi que el despertador volverá a traicionarme, y a robarme algún que otro momento, que entro a las diez. grrrr. Me gustaría tener un despertador de esos que puedes tirarlos contra la pared sin que se rompan. Y se que existen!! Que una vez lo vi por la tele.
Todas las noches antes de irme a la cama me invade una ola de frío polar. Dura unos minutos y se que no es peligrosa porque de momento sigo viva. Pero me da temblequera. Aunque el proceso de descongelación neuronal me dura hasta después de comer. Que peligro. Da igual que sea agosto y haya cuarenta grados a la sombra. Creo que tengo desajustado el termostato vital. Me he comprado un pijama de peluche, y aunque a veces no lo necesito, creo que hoy si que me va a hacer falta. Y eso que la gente del pueblo dice que no hace mucho frio? Para mi si lo hace. Es más, creo que va a ser una noche heladora. Asi que lo mismo mañana no me encuentro debajo del edredón. Hoy tengo que encargarle a tita la misión de calentarme los pies. Lo malo que a veces me hace cosquillas con los bigotes, y entonces ya la tenemos montada, que mi cuerpo es hiperreactivo a las cosquillas. De hecho siempre perdía en las guerras de cosquillas que hacía con mi hermana de pequeña. Me retuerzo sin poder evitarlo. Y me río sin parar. Soy una rival fácil en esta guerra, me rindo a la primera.

Y yo era la que hablaba de silencios??? bueno si, hay palabras que esconden silencios. Y es que, aunque al final haya escrito casi medio quijote, yo se que mi corazón hoy está en silencio. Y creo que me voy a quedar así un rato. Al menos hasta que empiecen a desfilar los capuchones por mi calle.