jueves, 27 de mayo de 2010

ODA A UN AJO

In Memorian. Creo que los poderes espantadores del mal fario de mi pequeña hortaliza han expirado. Que se le va a hacer. Y lo que es peor, creo que esta mañana con las prisas de salir del centro de salud a las ocho de la mañana después de la guardia, me lo he dejado olvidado en la mesilla. Me preocupa en parte, porque ya le avise a la limpiadora que si algun dia se encontraba un ajo por ahi perdido mientras hacia las camas que no lo tirase a la basura, porque es mio, y es mi amuleto. Pero lo mismo cuando vuelva esta tarde a la guardia de hoy, no lo encuentro porque soy un desastre y esta mañana cuando sali solamente pensaba en el café y el desayuno, y no tengo por costumbre desayunar ajos. Que no me mola nada pensar en dar los buenos días con ese aroma inconfundible, prefiero las magdalenas vaya.
Hubo un momento de la guardia de ayer de colapso de la sala de espera. Eran casi las diez, mi compañera de turno ya se había marchado, y me quedaba yo sola para hacerle frente a la noche. Capitaneando el barco, di que si. Y derrepente, el atasco. Es lo que solemos llamar "el autobus de las ocho" , que en este caso se retraso un poco más. Como hay mas sol, lo mismo es por eso. Lo llamamos asi porque hay horas punta en las que la gente se acuerda de que le duele algo y vienen en tropel. Me vi con los tres boxes ocupados, cortes, suturas, vomitos, agresiones, erupciones en la piel, dolores de garganta y dedos estropiciados. Una ambulancia, otra ambulancia, o mas bien la misma, que vino dos veces seguidas. Dolores de espalda. Crisis de ansiedad. Nos dieron las dos mas o menos de la mañana hasta que conseguimos resolver todo. Esto, sumado a mi última guardia, que fue muy por el estilo, me hacen pensar que mi ajo ha entrado en fase de agonia. Todo tiene un principio y un final, pero yo, que sigo con la esperanza de que sean recaidas aisladas, por si las moscas, y si lo encuentro hoy cuando vuelva, voy a seguir conservandolo. Total, no me cuesta nada guardarlo en la taquilla, porque mi ajo es inodoro, y se lleva pefectamente con los ositos de gominola con los que comparte espacio vital.

Esta empezando el buen tiempo, y yo que estaba tan contenta, resulta que me he dado cuenta, de que cuando sale el sol, la gente sale mas a la calle, horror, se tropiezan mas veces, les pican mas avispas, se queman mas por el sol, todas las arenillas de la playa van directas a los ojos, y hasta les zampan los pies los escarapotes del mar. Con razón los meses de verano estamos a tope en las urgencias.

De momento voy a tomarme el segundo café de la mañana, que sali de trabajar a las ocho y vuelvo a las tres. Y a la ducha. Y a contar las horas hasta que den las diez de la noche. Y a seguir rescatando momentos para ir guardandomelos en el bolsillo. Capturando sonrisas y haciendo un "collage" mental de todas ellas. De momento, música, café, recuerdos y nuevas ilusiones. Y un responso para mi ajo. RIP.

6 comentarios:

  1. Que en paz descanse y el dios de los ajos le tenga un gloria. Amén. Y ya se sabe..a ajo muerto, ajo puesto.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo más en la luna llena de esa noche que en la decadencia del ajo, porque como viviste ayer por la tarde . . . el ajo sigue funcionando! Nos vemos el domingo, en el cambio!!! Besotes! Gaby

    ResponderEliminar
  3. De momento he decidido no enterrarlo por si resucita. En cualquier caso, y si definitivamente la hubiese palmado, he optado por la incineración, en la cazuela, rodeado de pollo y pimientos. Por eso de que " la materia no se destruye, solo se transforma" .
    Otra opción es coger las partes agonizantes y hacerlo procrear, es decir, plantación de ajos a lo Falcon Crest.
    Estoy barajando todas las posibilidades,y a la vista de la última tarde, que fue muy buena, he decidido darle otra oportnidad! jajaj

    ResponderEliminar
  4. ¿Recuerdas el pepino? Es otro clásico de las verduras "poderosas". Hace mucho que no invoco su espíritu y quizá vaya siendo hora... Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Como me iba a olvidar del pepino?????? o lo que viene a ser " criogenización " de las energias negativas de segun que personas, jajaj, anda que no metimos a gente en el pepino ni nada. Por cierto, sabes si alguien recogio el pepino del congelador de la residencia cuando terminamos la carrera o se quedo alli con "la tres pelos"????

    ResponderEliminar
  6. Yo personalmente no saqué el pepino... y me temo que si no recuerdas haberlo hecho tú, allí se habrá quedado, jajajaja. Las monjas fliparían!! El super pepino-bus!!

    ResponderEliminar