martes, 1 de junio de 2010

CANCIONES ESPECIALES

Tarde de martes. Con algo de resaca laboral porque el coma profundo en el que entró mi ajo hace días, consiguió que llegase a casa baldada de las dos últimas guardias. Contando los días hasta el viernes porque el sabado empiezo mi casi-mes de vacaciones. Atenta a los periodicos no sea que la nube cósmica-volcánica no nos deje llegar a las islas. Ilusionada. Aliviada por haber compartido historias y sentimientos que son importantes para mi. Agradecida por la acogida. Mirando el reloj de reojo, y el móvil con el otro ojo que me queda libre. Observando como tita vigila las palomas que viven en el tejado de enfrente. Con la cabeza como un zepelin por la sensación de bochorno que se cuela por las ventanas.Tratando de imaginar la carita de Carmen que crece a pasos agigantados. Con ganas de volver a cogerla en brazos. Adelantando en mis pensamientos sonrisas que sé que me regalaran, porque asi puedo vivirlas dos veces. Echando de menos. Pensando de mas.
Tratando de hacerme a la idea de que tengo que reorganizar mis armarios, y sustituir las botas de montaña por las sandalias. Voviendo a mirar a tita, que ahora esta medio adormilada. Y escuchando un cd que en su día titule "canciones especiales".

Y siguen siendo especiales, algunas mas que otras. Y he decidido quedarme con unas pocas y enterrar otras. Asi que tengo que reorganizar mi estuche de Cds, mi cabeza y hasta mi corazón, supongo que nos pasa a todos en algún que otro momento.

Todos nos merecemos darnos a nosotros mismos segundas oportunidades. Todos podemos buscarlas, crearlas, y hasta inventarlas si no adivinamos a verlas. Todos podemos cerrar puertas y abrir ventanas. Lo primero para intentar cambiar algo, es realmente querer hacerlo. A veces somos nosotros mismos los que tenemos que permitirnos un alivio, un suspiro, una caricia del alma, o una sonrisa delante del espejo. Para después ser capaces de sonreir a todo lo que hay nuestro alrededor. Cada retal de historia tiene su sentido. A lo mejor se trata de enterrar algunos momentos y espantar algunos fantasmas. Todos tenemos fantasmillas que a veces nos roban la sonrisa, pero tambien hay ángeles que nos la pueden devolver. Y hasta multiplicar. Y estan por todos los lados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario