miércoles, 7 de julio de 2010

LA IMPORTANCIA DE LOS MATICES

Ya de vuelta, el regreso de tita ha sido menos traumático para ella de lo que esperaba, y eso que creo que se resfrió con el aire acondicionado del coche, porque ayer nada más llegar, una retahila de estornudos gatunos me pusieron sobreaviso. Y es que los gatos estornudan! y yo sin saberlo después de más de cuatro años de convivencia humana-felina. Va a ser que mi gatita está hecha una toreta :-)
El caso es que ella se esta habituando de nuevo a estar aqui, y yo me estoy des-habituando a estar sin ella, porque cuando no está me pesa su ausencia. Y eso que no llega al cuarto de metro de alto, y no sabe dar besos con el hocico, pero nos entendemos, a nuestra manera, y a mi me gusta.
Calor, calor, y más calor por la meseta. Los termometros por encima de los treinta grados, pero una brisita que aliviaba. Me ha encantado esta escapada estos días. Me ha encantado encontrarme con los míos, compartir momentos, dibujarlos, y escribirlos de nuevo, como el que cuenta la misma historia dos veces pero de manera diferente.
A veces no nos damos cuenta pero podemos vivir momentos similares muchas veces, y que cada uno sea diferente del otro a causa de los matices. Nuevos personajes, nuevos colores,nuevas perspectivas,o diferentes momentos vitales puedan hacer que cada experiencia sea distinta, a pesar de que aparentemente sean muy similares.

Basta introducir un nuevo elemento a veces, para desarmar una historia pasada y convertirla en una futura. Las lineas entre las diferentes etapas que vamos viendo a veces son tan delgadas, que pequeños matices pueden hacer que des un salto en una nueva dirección.

Parece que va a llover por aqui, titame está mirando con cara de sorpresa mientras escribo, como si fuese la primera vez que me ve escribir. Ando pensando que no está mal empezar de nuevo cada día y reinventarnos mil veces si es necesario. Porque así todo sabe a novedad y a sorpresa. Asi no se deja paso al tedio, y vivir se convierte en una gran aventura diaria. Como les pasa a los niños. Que todo les soprende, y todo les gusta. Ando detras de nuevos matices que pongan colores a cada despertar, y que den nuevas oportunidades. Y hay miles. A montones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario