lunes, 19 de julio de 2010

LA VIDA ES BELLA

Desde hace mucho tiempo hay quien esta lanzandome sin descanso flechas que apuntan a hacer daño, y que pocas veces consiguen doblegarme del todo. Producen sufrimiento, si, pero no han conseguido acabar conmigo. No se cuales son los motivos ni entiendo las intenciones, quizás, porque en mi cabeza no entran ese tipo de odio y de rencor, porque no soy capaz de adivinar que puede llevar a que alguien dedique gran parte de su existencia a hacer daño gratuitamente a otras personas. Y me ha llegado el último dardo, hace bien poco, cargado con una dosis extra de veneno, porque ha ido encaminado a contar historias falsas de mi y de personas a las que quiero mucho. A hacer ecos de sociedad absurdos, de esos que se cuentan en los corrillos de gente que se dedica a escudriñar vidas ajenas, quizás porque la propia es tan poco apasionante que no saben a que otra cosa dedicarse. Y se que hay personas que se han creido esas historias inventadas, y se que hay quien no para de contarlas buscando no se que tipo de satisfacción personal en ello. Satisfacción psicopática. Una satisfacción que roza los limites de la normalidad, y que se aleja mucho de los valores que a mi me inculcaron, y de las alas que a mi me ayudan a caminar cada día, a pesar de las flechas malintencionadas. Llevo muchos años dedicandome a una supervivencia basada en esquivar los golpes,o en curarme las heridas. Y ya estoy cansada.

Cansada de terceras personas que no quiero que estén en mi vida, porque su sola presencia duele, y yo ya llevo a mis espaldas muchos años de dolor gratuito. Y que en cambio, se empeñan en seguir siendo protagonistas de una historia en la que ya no tienen sitio, ni lugar. Porque yo no quiero que lo tengan, y tengo derecho a escoger quien quiero que este en mi vida, si es que algun derecho tengo o he tenido, porque esa historia es la mia. Y ahora soy capaz de escribrla por
mi misma, de mi puño y letra, y ahora si, soy capaz de crearla y construirla a mi manera, y mucho trabajo me ha costado y me cuesta cada día, esta historia apasionante de vivir rescatando buenos momentos, capturando magia y regalandola, dando lo poco que puede haber en mi, compartiendo, soñando, creando, buscando, sintiendo los sentimientos de las personas a las que quiero como mios, tratando de hacer cosas buenas, y de levantarme después de cada golpe. Regalando, creyendo, y caminando mano a mano, curando a su vez otras heridas, y quedandome en silencio cuando el dolor duele. Apostando por las cosas buenas, por los momentos buenos, por las personas buenas. Por vivir todo lo bueno, por hacer que cada día y cada cosa pequeña sea buena. Por seguir creyendo en los ángeles. Y es muy dificil ser superviviente de algunas historias y tratar por todos los medios de escribir un final feliz, no solo para mi, sino para todas las personas a las que quiero, porque hay momentos en los que la incertidumbre, el miedo, o los mismos golpes paralizan.


Tengo la conciencia bien tranquila, me acompaña un halo de serenidad muchas veces en medio de la angustia o del miedo, porque sé como soy, lo que hay dentro de mi, y lo que trato de construir cada día en mi vida. Cada vez que pongo la otra mejilla. Cada vez que la he puesto. Y quizas esto es lo unico que he conseguido después de tantos años de lucha. Mirarme al espejo y ser capaz de sonreirme, al darme cuenta de que todo el veneno de esos dardos estan fuera de mi.
Sigo caminando. Y me he hecho fuerte. En medio de la adversidad he descubierto valores esenciales de la vida, y una manera de vivirla que la hace especial. He descubierto que no han conseguido destruirme y que soy capaz de mirar la vida con ilusión, con sencillez , con ingenuidad, y con alegría. Ahora mismo, mientras escribo, incluso soy capaz de sonreir y de apostar por las pequeñas cosas, y por la algria sincera.

Y, ha sido dificil. Y costoso. Pero se acabaron los dardos, no porque vayan a dejar de tirarmelos, sino porque sé que tengo un angelito que los caza al vuelo y los manda de vuelta, porque ahora sé que cada dardo, es una lección para la vida, y porque me he construido un escudo compuesto por buenos momentos, por buenos sentimientos, y buenas personas, que no permiten que lleguen a mi y me hagan daño. Porque con mucho, hay miles de cosas bellas, pequeñas, y hermosas en mi vida, que le estan haciendo sombra a esas lanzas torcidas.

Porque tengo ilusión por las personas a las que quiero. Y tengo ilusión por las pequeñas cosas. Por cada dspertar, por cada reto y por cada sonrisa. Por cada canción y cada esfuerzo. Porque tengo ilusion por la vida.
Porque tengo tantos momentos magicos guardados y tantos momentos preciosos por inventar, que hoy puedo pensar, crear y soñar, como transmiten estos acordes, que la vida es bella.



2 comentarios:

  1. Qué lindo video!!!, la música y las fotografías!
    Cuidate MUCHO amiguita y deja que te cuiden. Que tengas una pandilla de ángeles! Un fuerte abrazo!!! "+,+". Gaby

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te haya gustado! tu ya estas dentro de mi pandilla de angelitos asiq ue seguiremos comaprtiendo momentos, experiencias y trocitos de vida :-) gracias por ser como eres!!! animo para la guardia de hoy y nos vemos en la guardia de meñana! ( si voy a llegar tarde yate doy un toquecillo!)

    ResponderEliminar