viernes, 6 de agosto de 2010

LO ESTAS HACIENDO MUY BIEN





Y como sé que necesitas oirlo, me voy a dedicar a susurrartelo de manera escrita en esta entrada que es toda para ti.
Porque esta maravillosa aventura tuya de ser madre, te esta devolviendo a momentos perdidos en los que ahora ocupas otro lugar, en los que estás consiguiendo llenar vacíos, y estas siendo capaz de dar muchas de las cosas que te faltaron a ti. El milagro del amor, que puede con todo. El milagro de esos buenos sentimientos que te llenan por dentro y al final consiguen multiplicarse hasta superar con creces momentos de dificultades.

Lo estas haciendo muy bien..lo veo en la sonrisa de tu pequeña, lo veo en sus mofletes y en sus ganas de vivir. Lo veo en sus gorgojeos y en su mirada.Puedo empaparme de todos tus esfuerzos, puedo captarlos, capturarlos y regalartelos cuando te asaltan las dudas. Puedo valorar todas tus luchas y quitarme el sombrero ante tu valentía y tus miedos superados.

Este lugar por el que nos ha llevado la vida, a veces con senderos algo torcidos, nos ha convertido en hermanas, en amigas, complices y mucho más. Y tu lo sabes, y yo lo sé, que hay secretos, sentimientos y miedos compartidos y llevados de la mano durante mucho tiempo. Cosas que solo sabemos tu y yo, momentos que solo hemos vivido tu yo, sentimientos que solo podemos comprender tu y yo. De la mano, durante tanto tiempo que se han creado lazos invisbles, robustos, firmes y que nada ni nadie serán capaces de desatar.

Y ahora te veo.Y te escucho al otro lado. Voy viviendo tu historia paralela y entrecruzada con la mía,como siempre, y me doy cuenta de que lo has conseguido. Y no puedo evitar emocionarme y hasta soltar alguna lagrimita de alegría cuando te contemplo, y contemplo todo lo que estas creando a tu alrededor.

Eres fuerte. Más fuerte de lo que crees. Eres capaz, mucho más capaz de lo que crees. Eres valiente, mucho más de lo que aciertas a adivinar. Eres todo bondad y alegría. Y ahora, en este momento de tu vida, eres también parte de unos cimientos que se alzarán vigorosos y construiran un hogar verdadero lleno de calor, y de color. Eres abrazo y refugio para tu pequeña. Eres música, eres melodía y eres canción para sus oidos.

Eres madre. Y amiga, y complice, y hermana y mucho mas. Adelante, sigue inventando nuevos momentos y nuevos sentimientos, y no te preocupes, que de los catarros pequerrechi me encargo yo!

2 comentarios:

  1. Me uno a todo lo que dices. Hago mias todas tus palabras. Pero tu no te quedas atrás en valentía, bondaz y alegría, y también en el interés y dedicación a las personas que quieres, porque por ellas eres capaz de olvidarte de ti misma. Ánimo y adelante.

    ResponderEliminar