martes, 31 de agosto de 2010

VIVIR DE DIA

Hoy he tenido que madrugar. Ains. Para hacer recados varios. Y aunque aún estoy en mi último día de descanso, no me acabo de desperezar.
Sobre las nueve y media estaba en el Hospital para solucionar unos asuntos de papelo. Renovación de mi firma digital y blablabla. El caso es que de todo lo que tenía que hacer no he solucionado nada, asi que el madrugón me ha servido de poco!
La firma digital no me la han podido renovar y tampoco he podido solucionar el tema de la resonancia que me tengo que hacer por el tema de mi leve deficit auditivo porque el otorrino esta de vacaciones, en fin! Se trataba de solicitar una resonancia abierta porque me puede dar un payá en la resonancia normal cerrada. Yo y mis pequeños despuntes claustrofobicos. O solicito la resonancia abierta, o me drogo. Y de momento prefiero usar todos los recursos antes de recurrir al trankimazin jajaj. Pero no ha podido ser, tengo que volver cuando el otorrino termine sus vacaciones porque es una solicitud especial. En fin.
Viendo que después de esperar una larga cola en la puerta de atención al paciente, no he podido solucionar ninguno de los recados que enía pendientes, he ido a la librería para recoger el tercer libro de la "saga de crespusculo" que me tiene enganchadita, y pensando ya en la larga noche que me espera mañana en la guardia. Intento fallido por tercera vez, lo iban pedir porque no lo tenían y aun no les ha llegado.

Menos mal que el supermercado y el banco seguian en su sitio y he podido terminar parte de las " diligencias" que tenia pendientes para esta mañana. Y ahora....ahoraaa....tachan tachan! me voy a poner a cocinar unas judias blancas al estilo " del barco de Avila" Asi que no se por que me temo que será el cuarto intento fallido del día! Mas que nada porque no tengo muy claro cual es el estilo en cuestión.

El caso es que mientras iba al hospital de burela en coche he podido disfrutar de las primeras luces del día, cosa rara teniendo en cuenta que por mi trabajo mi vida se limita casi a las tardes y a las noches, y que casi todas las veces que voy al hospital va a ser que voy en ambulancia.

Y es una gozada derrepente dar una vuelta en la carretera y encontrarte con el mar abierto. Y mas aun cuando esta empezando el día. Esa mezcla de colores extraña, pero apasionante. Las gaviotas revoloteando y el cielo azul de fondo, la neblina que se levanta del agua y el sol que despunta a lo alto. Todo un lujo para los sentidos y una inyección de animo para empezar el día a pesar de las legañas. He subido al maximo la música de mi coche y he deseado tardar un poco más en llegar para no perderme nada.

Echo un poco de menos vivir de día y dormir de noche. Echo un poco de menos un ritmo laboral un poco más "normal" . Y eso que las noches me gustan, pero te desordenan el calendario vital.

A ver que pasa con la dichosa oposición fantasma. Lo mismo tengo suerte y me toca alguna plaza de consultas en lugar de urgencias. Pero mientras tanto, y por si acaso, trataré de poner ese punto de normalidad lo más que pueda en medio de una ritmo circadiano desbarajustado!

3 comentarios:

  1. A todos los seguidores de "Las historias de Beli": las habas al estilo Avila estaban buenísimas. Esta chica nos tenía engañados a todos en lo referente al tema culinario...q se quiten Arzak o Arguiñano, jeje.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el cumplido :-), lo que te ha faltado decir es que el cólico de gases me duró hasta dos días después! jajaj

    ResponderEliminar
  3. Mmm . . . esto me recuerda que tenemos una comida pendiente, de "tu puño y receta" . . . jajaja.
    Besos!!!
    Gaby

    ResponderEliminar