lunes, 20 de septiembre de 2010

TRAVESIA POR LA RIA

de Viveiro. Ayer fui a navegar! Y me lo pasé muy bien. A lo Titanic. En un barquito de motor que tenía todo lo necesario para quedarte a vivir tres o cuatro años sin problema. Una casa marítima. Con todo lujo de detalles. Y aunque el mar estaba un poco picado (es lo que decían los entendidos) me gustó mucho la experiencia, dimos una vuelta por la ría y nos adentramos un poco en el mar de fondo recorriendo la playa de Area, y acercándonos a parte de la costa de Vicedo.

Se ve todo diferente desde esta perspectiva. Ves la costa, las casas, la montaña de fondo, es como si en un sólo minuto pudieras tener una visión panorámica de todo el paisaje, que normalmente solo puedes ver a trozos cuando tienes los pies en el suelo. El tope máximo de un campo visual.

Pensé que me iba a marear con tanta ola, teniéndo en cuenta mi " hiporreflexia vestibular derecha congénita" ( que curioso, hasta que fui a la consulta de otorrino lo único que estaba claro, es que cuando me levanto de la cama para ir al baño,o para desayunar, por ejemplo, me voy para todos los lados, que parece que estoy " bébeda" jajaj y ahora resulta que eso que me lleva pasando mil años, desde que tengo uso de razón, tiene ese nombre tan horripilante! Ains)
El caso es que no me mareé que estaba tan emocionada con la excursión marítima, que no me dió tiempo. Y aunque me hubiese mareado hubese dado igual, que la aventura bien merecía la pena!

2 comentarios:

  1. Navegar es una pasada. Alguna vez tuve la ocasión de pasar una tarde en el mar: comer en cubierta, bañarme en alta mar (aunque con chaleco salvavidas, jajaja, que aquello cubría mucho!!) y ver los pueblos "desde el otro lado". Es impresionante!!

    ResponderEliminar
  2. Que buena idea me acabas de dar con lo del chaleco salvavidas!!!!! A la próxima no se me olvida :-)

    ResponderEliminar