lunes, 25 de octubre de 2010

MUNDO SALVAJE

Podría ser el titulo de un documental de la dos. A lo mejor incluso asi llamaría algo la atención, y alguno que otro se pararía a verlo medio dormitando debajo de una manta a la hora de la siesta. Pero la verdad que escribo esta página con algo de desanimo, y un punto de tristeza, después de lo que ha pasado esta mañana. Después de lo que he vivido en primera persona esta mañana.
A la vuelta de hacer unos recados y camino de Burela, a seguir con una mañana llena de ajetreo, en una curva de una carretera de paso, un coche ha atropellado a un gatito. El conductor, por llamarlo de alguna manera, lo ha dejado tambaleandose y malherido. Arrastraba una patita y tenía la cara ensangrentada. Unas chicas que iban delante de nosotras han parado el coche justo encima del animalito, protegiendole de nuevos atropellos, y se han bajado. Yo he visto como el gatito se tambaleaba y caia al suelo, y también me he dado un salto y me he bajado del coche. Hemos estado hablando sobre que podíamos hacer, si avisar a protección civil o al concello, yo he propuesto llamar al veterinario de tita, que está siempre de guardia, y sé que tienen ambulancias para trasladar animales enfermos. En un momento incluso he pensado en cogerlo y llevarmelo yo corriendo al veterinario, pero estaba escondido y era dificil llegar a el. Al agacharme para buscarlo,para verlo, para intentar cuidarlo, he contemplado su carita. El gesto de dolor, su rostro casi agónico, y he sentido una punzada en el pecho, que me ha hecho llorar cuando volvía en dirección a Burela. He llorado de tristeza, he llorado de rabia, y he llorado de indignación.
No puedo ver sufrir a un animal. Se me encoge el pecho y me quedo vacía del todo. Y ya se que no todo el mundo es como yo. Pero no puedo comprender lo que le lleva a alguien a dejar a un animal atropellado y medio muerto, a un animalito que todavia tiene latidos, tambaleandose el pobrecito, al lado de una acera, o en una cuneta.
Ojala lo hayan podido salvar. Ojala todo esto se quede en una mala pesadilla.

El otro día comentaban la noticia que me dejo sin habla. Sucedió en Italia creo, una chica es golpeada en el metro por un desalmado, que se enfada por no se que trivialidad con los billetes. La golpea y la deja inconsciente en el suelo. Nadie, NADIE, de las personas que por alli pasan, es capaz de avisar a una ambulancia o de pararse un minuto a ayudarla. Poco espués la chica muere. Y supongo que con ella, muere también un trocito del alma de todas y cada una de las personas que iban tan ocupadas pensando sólo en sus cosas que no fueron capaces de dedicar un minuto de su tiempo a echar una mano.

Y de nuevo me quedo sin palabras.

Hay una frase que dice algo asi como que " el hombre es un lobo para el hombre". Yo la modificaría. Diria más bien " hay algunos hombres que son tales monstruos, que no llegan, ni a la categoría de lobo" Porque los animales en general, luchan por su manada y se defienden unos a otros. Porque los perros son fieles a sus amos, y los gatos tienen afectos. Porque los loros se empeñan en repetir el nombre de sus dueños. Y los animales, de nuevo en general, son mucho mas "humanos" que muchos de los humanos. Y valga la redundancia.

Cuando llego a casa y me encuentro a tita frotando su cabeza contra mis piernas, cuando me sigue por toda la casa, y se pone contenta con su comida, cuando se tumba encima mía mientras dormito un rato, cuando la tengo aqui al lado como fiel compañera mientras escribo estas lineas, cuando pasa todo esto, más cuenta me doy de que los animales son capaces de amar a su manera.


Lo de mundo salvaje tiene su lógica. Pero a la inversa. Quienes somos aqui los " sin domesticar"? Quizás deberían hacer documentales sobre determinadas conductas humanas, porque te das cuenta de que son mucho más salvajes que muchos comportamientos animales. Pero quizás entonces, no los veríamos.
Una chica de las que estaba al lado del gatito herido esta mañana, lloraba. Yo también lloré. Vivimos en un mundo a veces salvaje. Y resulta que a lo mejor es que yo soy excesivamente sensible, o tengo un exceso de azucar en la dieta, o soy de lagrima facil. Tal vez, pero me da igual. Estoy contenta de ser como soy, aunque a veces sufra.

Y para acabar el día con una sonrisa...


2 comentarios:

  1. Belén....por favor, no cambies.
    Porque en este mundo tiene que haber gente de todo tipo y, gracias a Dios, existen personas buenas y sensibles (como tú) que mantienen el equilibrio respecto a las que no lo son.
    Un beso. Descansa.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá la "diabetes emocional"fuese una epidemia: el "planeta azul" sería un lugar hermoso para vivir.

    Biquiños

    ResponderEliminar