domingo, 30 de enero de 2011

HASTA LUEGO

Tiempos de casi adioses. Casi adioses que no llegan a ser puntos y finales, pero que si pueden ser puntos seguidos. El otro día terminé con mi calendario laboral de guardias después de haber decidido, que necesito un poco de descanso antes de volver a empezar.
Y no me gustan las despedidas. Por eso, en según que caso, que no en todos, prefiero el hasta luego al adios. En otros, los adioses son necesarios para poder seguir escribiendo páginas en blanco, pero quizás, de eso, escriba en otra entrada si recupero parte del animo que se me ha escondido por algún sito recóndito que de momento no se cual es.
Me he marchado con la mochila llena de experiencias, algunas buenas, otras difíciles, con todas las horas de sueño robadas, y con la esperanza de recuperarlas algún día, aunque de momento no ha podido ser. Con un puñado de amigos, y con muchos compañeros, con anécdotas, con ratos de soledades compartidas, y de miedos que llegaron a asustar mucho. Algunos superados, otros acogidos en silencio. Con muchas horas en ambulancias, con momentos de esos que te hacen sudar de nervios, y de responsabilidad y de desempeño. Con algunas sonrisas robadas, y algunas vidas apagadas. Con muchas cosas aprendidas, y con la certeza de que aun quedan muchas por aprender.
Y me he marchado de manera silenciosa, sabiendo que de los amigos no necesito despedirme, con el miedo un poco solapado por lo que puede venir, y con los bolsillos llenos de recuerdos.
Mi momento musical de hoy. Una canción que escuchábamos en la ambulancia cuando volvíamos de nuevo al centro de salud, después de algún traslado complicado al hospital, y que yo tarareaba ya en soledad en la parte de detrás de al ambulancia, mirando la camilla vacia, y tratando de espantar algunos fantasmas.

Gracias por todo chic@s, y hasta luego...

jueves, 13 de enero de 2011

EDICTO

Con la presente, quiero comunicar, mi última decisión, tomada, después de muchas horas de cavilaciones, de pensamientos, re-pensamientos, giros y vueltas sobre ideas iguales y diferentes, sobre idas y venidas, experiencias vitales y alguna que otra decepción esperada e inesperada.

Puesto que don recursos humanos ha tenido a bien entrar en razón, y negar lo negable por definición. Puesto que dentro de un tiempo más o menos corto o largo, voy a incorporarme a otro puesto de trabajo, indefinido este, y para siempre. Obtenido por cuatros con ocho que se transformaron en cincos con uno. Por listas cambiantes a expensas de caprichos particulares o institucionales. Por un ultimo puesto que ha sido obtenido por méritos propios.
Puesto que estoy cansada de levantarme ocho mil veces en una noche para atender a quienes piensan casi en hacer testamento a eso de las tres de la mañana, al primer estornudo. Puesto que tengo otras cosas infinitamente mas importantes que atender ahora, y quiero poder estar. Sin mas. PORQUE VOY A ESTAR.
Puesto que tengo mucho sueño, y algunas ilusiones que recuperar antes de dar nuevos grandes pasos.
Puesto que debo ser de llama fácil porque han conseguido prender mi mecha y llegar a quemarme con tantas horas de desvelos muchas veces innecesarios, quejas, egoismos, y presiones por todos los lados.


Porque tengo muy claras cuales son mis prioridades en la vida. Porque tengo muy claro que es, en esencia , mi vida, cuales son sus direcciones y cual es su motor.
Porque no quiero empezar nuevos caminos con la mochila llena de contrariedades, porque quiero empezar mi nueva andadura con ilusión.
Porque necesito tiempo para recuperarme, para tomar aire, para dormir, y para estar al lado de quienes me importan de verdad. Porque en estos momentos quiero atender a quienes me importan de verdad. Y realmente, los resfriados sin rostro, para mi, pierden mas importancia que nunca en estos momentos.
Porque lo necesito. Sin mas.

Así que con la presente, de nuevo, quiero comunicar, que dentro de unos días voy a tomarme un tiempo de descanso. Solo me falta formalizarlo, y hacer el escrito de rigor con quince días de antelación. Tiempo de descanso hasta que me den mi nueva plaza. Y me da igual cuando sea. Tiempo que no me va a venir nada mal.
Tiempo que necesito, para los míos, para mi.

jueves, 6 de enero de 2011

CENTRO DE GRAVEDAD




Desde el surrealismo y el punto un tanto extravagante de este cantante italiano, que nos hace sonreir con sus escenografías, y pensar a la par, con sus letras cargadas de simbolismo, se me ocurren algunas ideas para seguir dándole cuerda al torbellino de palabras que se me están acumulando desde hace días en el bolsillo de mi pantalón y mis emociones.

Todas sus letras y su música son muy similares, de estas que tienes que escuchar varias veces hasta poder encontrarles un punto de sentido. De estas que te dejan pensando que habrá querido transmitir el colega, al componer algo así. Pero de estas, también, que después de haberlas tarareado otras mil y una veces, te dejan en blanco, por su mezcla de profundidad y sinsentido.

El caso es, que haciendo un pequeño repaso a mi puñado de experiencias vitales de los últimos y los primeros tiempos,me he dado cuenta de los miles de centros de gravedad permanentes o transitorios que andan por ahí vagando por cada calle, por cada esquina, y hasta dentro de uno mismo. Y es que aunque parezca que la gravedad es solamente una, aquella que te lleva al centro y al origen de todo, la realidad es que cada persona tiene su propio centro de gravedad. Permanente o no. Miles de millones de motivos, miles de millones de fuerzas que mueven e impulsan en cada uno de los miles de millones de momentos que vivimos los miles de millones de almas y desalmados en algunos casos, que existimos y respiramos en cada momento.
Con mucho asombro he descubierto que son muchos, los que tienen su centro de gravedad centralizado hacia su propio ombligo. Hay otros que lo dirigen hacia un puñado de billetes, o hacia una visa cargada de ilusiones caducas. Hay quien tiene el motor de su propia existencia dirigido a situarse tres o cuatro escalones virtuales por encima de los que tiene al lado. Están los que su propio centro de gravedad les lleva tambalearse para todos los lados cuando asaltan las dificultades, y los que gracias a esa fuerza que les mantiene con los pies en el suelo son capaces de dar lo mejor de si mismos cuando corren malos tiempos. También están los que tienen su centro gravitatorio personal dirigido al otro. Aquellos en los que la palabra amor, es algo más que una palabra, convirtiéndose en una manera de vivir.

Permanente o no. Transitorio o imperecedero. No estaría mal darnos cuenta, al menos en algún pequeño momento de reflexión, cual es la poderosa fuerza que nos mueve a cada uno de nosotros. Y cada cual que elija. Cada cual que viva a su manera o de aquella manera. Pero sin perder de vista, que por su propia definición, el centro de gravedad puede ser aquel que puede llevarnos al mas oscuro abismo, o bien aquel que puede mantenernos bien sujetos y bien agarrados a la vida cuando los temporales cotidianos tratan de tambalearnos. Todo depende de nuestro propio centro gravitatorio. Interesante reflexión!

lunes, 3 de enero de 2011

VACACIONES PARA LA INSPIRACION

Pues si. Estoy seca de ideas y de palabras estos dias. Será por el sueño acumulado, o porque estoy centrada en otras cosas. O porque no se me ocurren ideas, o porque aunque tenga las ideas, no encuentro las palabras. O la manera de expresarlo, o por pereza, o por distancia, o por desencuentros, o por encuentros con otras realidades, a los que todavia no he sabido ponerlas nombre. Quizas sea por una revolución interior, o por un embarazo de nuevas maneras de ser y mirar las cosas, que se ha gestado a partir de experiencias forzadas, de sorpresas diarias, y de decepciones personales, y al que todavia le quedan unos meses para ver la luz. Cuando se asienten las ideas, los nuevos valores, y sobre todo, los nuevos puntos de rebeldía.

Asi que lo mejor, es dejarlo estar.

domingo, 2 de enero de 2011

EMPEZANDO DE NUEVO

A dia dos de de enero, y con la incertidumbre de si podré salir hoy a fumarme un cigarrillo a la calle, tras muchas horas de hospitalizaciones estos días, o pensando si vendrá detrás de mi un municipal para acorralarme y multarme por cometer tan grave delito de apurar el pitillo al aire libre. Después de haberme zampado un bollo de dimensiones casi geometricas para el desayuno, y haciendo la digestión aun de unas uvas que casi eran mosto, por el empeño casi obsesivo de quitarle la piel y las pepitas. Con algo de sueño acumulado a mis espaldas. Con miedos superados y nuevos caminos por empezar a recorrer hoy, porque cada uno se enfrenta cada día a su " san silvestre vallecana" particular, de emociones y razones. Tecleando esta entrada desde mi nuevo pequeño portátil. Y pensando que mi propósito para este año nuevo es, precisamente no tener ningun proposito, y solamente dedicarme a abrazar cada nuevo dia que comience y ver que pasa, que ya es bastante.

Esta noche-vieja no he tenido resaca de bebidas licoradas pero si de experiencias, de miedos, de sueños y hasta de promesas. Le di la bienvenida al año nuevo de una forma atípica, pero no por ello menos divertida. Al lado de una de las mejores compañias para mi, con serpentinas y matasuegras silenciosos y uvas casi licuadas. Rodeada de batas blancas, de camas de hospital, y de sufrimientos y miedos ajenos y propios, pero esta vez del lado contrario. Mirando como el fonendo lo llevaban colgado otros, y consiguiendo asi muchas perspectivas diferentes de eso que cada día vivo y lucho, en ocasiones con un punto de cansancio.

Y Estoy ilusionada, si. Y por que no? No me gustan mucho los numeros impares en general, pero el corazón tiene razones que no entienden de matematicas, asi que se trata de darle cuerda a las manecillas de nuestro reloj vital particular y echarlo a rodar. Con una sonrisa, o con muchas. Si. Y por que no?

Que este nuevo año este cargado de buenos momentos para todos! O mejor aun, que tengamos todos la magia suficiente escondida en algun bolsillo secreto de nuestro pantalon vaquero, para ser capaces de hacer con todos y cada uno de nuestros momentos un collage lleno de color!