domingo, 30 de enero de 2011

HASTA LUEGO

Tiempos de casi adioses. Casi adioses que no llegan a ser puntos y finales, pero que si pueden ser puntos seguidos. El otro día terminé con mi calendario laboral de guardias después de haber decidido, que necesito un poco de descanso antes de volver a empezar.
Y no me gustan las despedidas. Por eso, en según que caso, que no en todos, prefiero el hasta luego al adios. En otros, los adioses son necesarios para poder seguir escribiendo páginas en blanco, pero quizás, de eso, escriba en otra entrada si recupero parte del animo que se me ha escondido por algún sito recóndito que de momento no se cual es.
Me he marchado con la mochila llena de experiencias, algunas buenas, otras difíciles, con todas las horas de sueño robadas, y con la esperanza de recuperarlas algún día, aunque de momento no ha podido ser. Con un puñado de amigos, y con muchos compañeros, con anécdotas, con ratos de soledades compartidas, y de miedos que llegaron a asustar mucho. Algunos superados, otros acogidos en silencio. Con muchas horas en ambulancias, con momentos de esos que te hacen sudar de nervios, y de responsabilidad y de desempeño. Con algunas sonrisas robadas, y algunas vidas apagadas. Con muchas cosas aprendidas, y con la certeza de que aun quedan muchas por aprender.
Y me he marchado de manera silenciosa, sabiendo que de los amigos no necesito despedirme, con el miedo un poco solapado por lo que puede venir, y con los bolsillos llenos de recuerdos.
Mi momento musical de hoy. Una canción que escuchábamos en la ambulancia cuando volvíamos de nuevo al centro de salud, después de algún traslado complicado al hospital, y que yo tarareaba ya en soledad en la parte de detrás de al ambulancia, mirando la camilla vacia, y tratando de espantar algunos fantasmas.

Gracias por todo chic@s, y hasta luego...

4 comentarios:

  1. Ánimo, todas las expericiencias son enriquecedoras. Nunca se sabe! Bicos, Marga

    ResponderEliminar
  2. Eres una personita muy especial. Me alegra, me enriquece, me entristece haber sido tu compañera de trabajo. Me queda muuucho: me queda-nos queda una amiga. Un fuerte abrazo y hasta cada momento de la vida. Gaby.

    ResponderEliminar
  3. Ahora que escucho la canción . . . esta gente es argentina! Qué buenooo :)

    ResponderEliminar