lunes, 23 de mayo de 2011

AZUCAR!!

Ayer, a las ocho y cuatro minutos de la mañana,enfilé la autovia Santiago- Ourense. Me habia levantado una hora antes, y todavia con las legañas puestas, ya me perdi en la primera glorieta de salida. " que no cunda el panico", pense. Todos los caminos llevan a Roma. O a carballiño, en este caso, ya que iba de guardia.

El caso es que en la guardia de ayer, a decir verdad, me lo pasé muy bien. Fue una guardia tranquila, salvo por alguna cosilla de esas que acaban no gustando nada por como terminan. Y te tocan ese punto de sensibilidad, que no conviene perder, porque si asi fuese, nada de lo que hacemos en esta profesion tendria sentido.

Estabamos, un compañero cubano, una residente, los enfermeros, la administrativa y yo. Y en realidad nos pasamos el dia entre carcajadas. Buena parte de la culpa la tuvo este compañero. Medico, poeta, escritor, y comico de la vida y de las emociones, porque consiguio arrancarnos mas de una sonrisa con todas las historias, las anecdotas y las experiencias que compartio con nosotros.

La historia mas divertida entre muchas, fue " el dia que le cayó a mi vecino pepito un coco en la cabeza, mi hermano!", aunque tambien se nos saltaban las lagrimas de risa con " iba conduciendo por la habana y en un semaforo me quede con el timon del carro ( el volante) en las manos, y uno me gritó comemierdaaaaaaas! y le saque el timon por la ventana, y cuando me di cuenta el coche sin timon mi hermano! aaaaaaaaaaaags!" . Miles de experiencias, de anecdotas, y sobre todo el arte de saber contarlos. Porque no todo el mundo tiene esa capacidad de ser buen narrador de historias y de convertir los detalles cotidianos en monologos de sonrisas. Y sobre todo, porque no todo el mundo sabe encontrarle esa chispa a la vida que hace que las cosas sean menos serias, y hasta incluso divertidas.

Y no tuvo una vida facil, este compañero. Nada facil, por todo lo que nos contó de su historia personal. Pero supo echarle el resto y ese punto de " azucar!!!!" que puede endulzar hasta las horas mas amargas.

Un genio. Un figura.
Me gustó conocerlo. Me regaló frases que voy a guardar. Una de ellas:

" en la medicina, como en el amor, no digas nunca, ni siempre" . Un poeta. Un artista.

Asi que con el animo de tratar de ser capaces de olvidarnos de sacarinas emocionales, de esas que parece que endulzan pero solo disfrazan los sabores, os regalo unos cuantos terrones de azucar de los de verdad, y esta canción, asi que a subir los altavoces,y a disfrutar de este solecito casi veraniego, para empezar el dia de hoy con una sonrisa!!!!



1 comentario:

  1. Gracias!!! Porque con los relatos de tu compañero cubano me hiciste reir y me transportaste a unos casi 9 años atrás cuando conocí Cuba y su hermosa gente!
    Bicos enormes y fuerte abrazo!!!
    Gaby

    ResponderEliminar